El cambio de ciclo llega de la mano de innovaciones tecnológicas y formas de consumo de videojuego.

Cada siete años, aproximadamente, se produce un nuevo ciclo generacional en videoconsolas. 2020 es uno de esos años, uno que servirá para decir adiós a la actual generación de PS4 como principal afectada, para dar la bienvenida a las sucesora y exitosa máquina de Sony: PlayStation 5.

Será la novena generación desde que este tipo de sistemas domésticos son una realidad en el mercado, que estará marcada por nuevas aspiraciones tecnológicas e ideas que cambiarán, de una forma u otra, la forma que entendemos de consumir videojuegos. La irrupción del streaming, los servicios de contenido bajo demanda y la potencia técnica cercana a ordenadores de alta gama son aspectos que han llegado para quedarse y que, una vez más, propiciarán a finales de 2020 el inicio de una nueva “guerra de consolas” donde serán los videojuegos exclusivos los que terminen inclinando la balanza hacia una opción u otra.

PlayStation 5 ha mostrado ya sus cartas; nombre y apellido, pero son todavía muchas las incógnitas sin resolver: precio de lanzamiento, número de modelos disponibles en cada familia, catálogo de videojuegos de salida…